Comparte
Ir abajo
avatar
Admin
Mensajes : 1229
Fecha de inscripción : 04/11/2010
Ver perfil de usuariohttp://www.espacioeg.com

2011-11-19: Cuentan los que saben, los que lo vivieron…

el 2011-12-14, 11:40 am
El ombligo de Venus

Por: Edith González

19 de Noviembre de 2011

Cuentan los que saben, los que lo vivieron…




Debido al empeño invertido en pro de la calidad académica de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, su rector, Enrique Agüera Ibañez fue galardonado con el Premio Iberoamericano de la Asociación Iberoamericana de la Comunicación y la Universidad de Oviedo (Principado de Asturias) en España. Estos reconocimientos, validan por sí mismos para que el Poder Legislativo les dote de los recursos económicos suficientes para que realicen sus labores, tan necesarias para nuestra sociedad.



A nuestro tema: cuentan los que saben, los que lo vivieron… que el servicio de automóviles de alquiler colectivos comenzó su historia en los años 60.

Enrique Guzmán, Angélica María y muchos más, al compás de “Agujetas de color de rosa”, regodeaban al respetable con esa música que se convirtió en una plaga; la radio, los cines y los cabarets enloquecían a los jóvenes con vestido azúl con el rock que llegaba para quedarse.

La Montaña rusa, el Museo de Antropología, el Centro Médico Nacional, vieron la luz (sólo ejemplos de obras que maravillaban), parecía que el “Milagro mexicano” haría de la Revolución algo concreto. La globalización —cuyo punto de arranque fue la llegada de Colón al continente americano— cobraba nuevo impulso con la televisión y los Beatles.

En México la libertad eran tres sílabas a alcanzar y la salida de la pobreza en el campo; flores demagógicas para sus habitantes marchitos, un sólo partido político con tres comparsas cantaban al son de la sonora Santanera.

En la capital del País, para realizar sus compras, los habitantes se veían forzados en ir al mágico centro, en su perímetro se encontraban los mejores almacenes, tiendas de ropa, de zapatos, de electrodomésticos, en fin, lo que a usted se le ocurra, hasta la fruta para la piñata o la colación para la posada, pasando por artículos médicos, casi todo estaba centralizado en el centro de la Ciudad.



Aunque lo jóvenes no lo crean, no existía el metro, y muy pocas familias contaban con automóvil entre sus pertenencias. Los taxis ofrecían un pésimo servicio, era un verdadero triunfo encontrar uno libre y cuando por fin lo conseguían, éste se ponía sus moños y no prestaba el servicio requerido.

Entonces para llegar o salir del centro, lo hacían en camiones de primera o segunda clase, en tranvía o trolebús. Cuentan los que saben, que abandonar, con los consiguientes bultos el centro en días de saturación por las temporadas altas era una verdadera odisea. En las terminales, era cotidiano ver largas filas de personas en espera del ansiado transporte.

Aquí es donde hace su aparición el ingenio del mexicano. Quiero suponer que a algún taxista se le ocurrió la idea de que en lugar de transportar a un pasajero por lo que indicaba el taxímetro, ganaría más dinero si se llevaba 5, por la módica cantidad de un peso por cabeza. Total, de bajar un pasajero por la ruta fija, que era Calzada de Tlalpan (partían en un inició de 20 de Noviembre y Venustiano Carranza) se subiría otro con su pesito por delante. Por lo de la cuota, en un inicio se conoció este servicio con el nombre de “peseros”.

Y así nació el servicio de ruta fija, o de combies, o de micros, o con el mote que usted los identifique. Creció sin plan, al lado de la corrupción, la impunidad, en la manipulación política, en el más penoso clientelismo, con el mal servicio que todos sabemos y que acaba de costar la vida a 8 capitalinos. No sólo el irresponsable chofer debe estar en la cárcel, deberían acompañarlo todos los titulares de la oficina encargada del transporte público que alentaron en la irregularidad el crecimiento de ese pulpo que ahora no tiene control alguno.

Un breve parpadeo: a que el señor Vázquez Raña, declarara que la reventa es positiva en algunos casos (no indicó cuales), es penoso, e indignante.

@edithgonzalezMX

Fuente: Fernanda.com





Quién soy? Emulando a Guillermo Arriaga te diré soy chilanga, sagitario, hija de Efraín y Ofelia, hermana de Víctor Manuel, madre de Constanza y de un angelito que está en el cielo que se llama Ángela, esposa de Lorenzo.

No fumo ni bebo, (bueno, un tequilita de vez en cuando). Detesto a la gente pusilánime y admiro a los intensos, a los que van con todo.

Mido 1.66 cm y peso 52 kilos. Soy actriz por pasión y necesidad.

www.twitter.com/edithgonzalezMX
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.